SABIAS QUE

¿SABIAS QUE?

 

LA CUCARACHA MUERDE CON UNA FUERZA EQUIVALENTE A 50 VECES SU PESO CORPORAL

 

Sumado al resto de sus habilidades, las cucarachas pueden roer a través de materiales resistentes con mandíbulas sorprendentemente fuertes. Las cucarachas pueden atravesar techos, pasar a través de grietas tan delgadas como una moneda de diez centavos e incluso vivir hasta dos semanas después de ser decapitadas.

Como si estas plagas no tuvieran suficientes habilidades, pruebas de laboratorio han revelado otro fascinante hecho: Las cucarachas pueden morder con una fuerza 50 veces mayor que su peso corporal.

Científicos del Reino Unido y Alemania profundizaron en este descubrimiento para conseguir llenar algunas lagunas importantes en nuestra comprensión de la fisiología animal. Según describen los investigadores en su artículo “Rápido y potente: Biomecánica y fuerza de mordedura de las mandíbulas de la Cucaracha Periplaneta Americana”, que aparece en PLoS ONE, los insectos están a nuestro alrededor y juegan un papel fundamental en los ecosistemas y, aun así, sabemos relativamente poco acerca de ciertos funcionamientos biológicos básicos, como la forma en que funcionan sus mandíbulas.

El equipo comenzó a trabajar con la cucaracha americana como un punto de partida para encontrar la morfología de la boca del insecto, ya que las cucarachas comen prácticamente cualquier cosa y tienen mandíbulas relativamente primitivas.

Diez cucarachas americanas criadas en una colonia de laboratorio formaron parte del estudio. Para medir la fuerza de la mordedura de los insectos, los investigadores pusieron las cucarachas en lo que parece un instrumento de tortura medieval en miniatura. Se ató a las cucarachas boca abajo en un podio de metal con la cabeza bajo una placa similar a una guillotina. Además se utilizó cemento dental para sostener sus diminutos rostros en su lugar.

A pesar de la disposición, las cucarachas no estaban tan incómodas como para negarse a morder la punta del sensor de un dispositivo para medir la fuerza de su mandíbula. Dos de las cucarachas se afianzaron con tanta fuerza en al sensor que incluso astillaron sus dientes distales, con el resultado de que sus datos fueron descartados del estudio.

De las ocho cucarachas restantes, los investigadores fueron capaces de recoger datos sobre 300 mordiscos diferentes. También grabaron cada una de los mordiscos para determinar la cinemática (rama de la física que estudia las leyes del movimiento de los cuerpos sin considerar las fuerzas que lo originan, limitándose al estudio de la trayectoria en función del tiempo) de las mandíbulas. El equipo utilizó los datos combinados para calcular la cantidad de estrés ejercido en cada bocado sobre los músculos de la mandíbula de las cucarachas.

Las mordeduras de las cucarachas fueron sorprendentemente fuertes en relación al peso corporal de estos insectos, un mordisco de cucaracha es, de media, unas cinco veces más potente que un bocado humano.

Sin embargo, no todas las mordeduras eran igual de contundentes. El equipo encontró que las cucarachas divididos sus esfuerzos, realizan mordeduras débiles producidas por las fibras musculares de movimiento rápido, y mordeduras fuertes que requerían "encender" los músculos antes de alcanzar su máxima fuerza. Esta última versión probablemente está reservada para utilizarla en materiales duros como la madera y el cuero.

El equipo todavía tiene que encontrar como la cabeza relativamente delicada de una cucaracha puede soportar tal fuerza repetida a lo largo de su vida útil. La resolución de estas y otras preguntas podría aclarar más de hechos biológicos básicos. Por ejemplo, determinar cómo las cucarachas y otros insectos incorporan tanto el proceso de trituración lenta como las habilidades de corte rápidas en un solo aparato de mandíbulas podría finalmente conducir a innovaciones en robótica.