PRINCIPALES PLAGAS

Empezaremos a dar a conocer las principales plagas que sufrimos.

Empezaremos por las hormigas, esos pequeños insectos que muchas veces nos traen de cabeza.

Semanalmente incluiremos información de cada una de las especies para conocerlas mejor.

Empezaremos por la Hormiga Faraón:

Nombre científico: Monomorium pharaonis

Apariencia:

Muy pequeñas. Miden aproximadamente 1/16 de pulgada de largo. Su color va de amarillento a rojo con marcas negras en el abdomen.

Las obreras son de color claro amarillento a café rojizo, miden 2 mm de longitud.

Los machos tienen alas y miden 3 mm longitud y son de color negro.

La reina es de color rojo oscuro con alas y ojos negros.

Hábitat:

Dependen del calor artificial en los edificios para sobrevivir. La infestación comúnmente ocurre en áreas de comida. Anidan en áreas protegidas y escondidas de las estructuras. Pueden también anidar afuera, en el césped o en los jardines.

Dieta:

Comen comida de todo tipo, pero especialmente dulces. También se comen otros insectos.

Reproducción:

Crecen, desde la etapa del huevo hasta la edad adulta, en 45 días. Las hembras viven 39 semanas y pueden poner cerca de 400 huevos. Las obreras solamente viven hasta 10 semanas.

Información:

Las hormigas faraón son muy pequeñas y de color amarillo. Su tórax es típicamente más oscuro, lo cual ayuda a localizar esta hormiga. Ellas están presentes en casi cualquier área en el mundo y son consideradas una plaga seria debido a su habilidad para vivir en entornos interiores. Los hospitales frecuentemente requieren el servicio de control para exterminarlas porque estas hormigas pueden rápidamente propagar enfermedades y contaminar los equipos esterilizados y los cuartos.

Contario a otras especias, las hormigas faraón tienen múltiples reinas y tienen la capacidad de mover sus colonias de un lugar a otro cuando son perturbadas. Las obreras crecen del huevo a la edad adulta en 38 días y pueden vivir de nueve a 10 semanas. La reina de las hormigas faraón puede vivir de cuatro a 12 meses, pero el macho de la hormiga faraona muere entre la tercera y la quinta semana después del apareamiento. Las hormigas faraón comienzan nuevas colonias a través de la migración, lo que significa que un pequeño grupo, con un mínimo de cinco obreras, diez pre-adultos y sólo una reina, dejan su colonia para empezar una nueva.

Las hormigas faraón pueden construir nidos en paredes, detrás de las bases de los gabinetes, de los rodapiés, en el material aislante de las refrigeradoras, en los huecos de los cortineros, en el dobladillo de los vestidos, sábanas y papel y otros espacios oscuros e inaccesibles. Una colonia de hormigas faraón se dispersa, si es molestada, liberando una substancia toxica. Esto crea múltiples problemas en donde sólo existía uno, ya que puede crear múltiples sub-colonias.

Seguir leyendo ....