LLEGÓ EL OTOÑO

Llego el otoño

Llega la lluvia y nos abandona el calor sofocante, pero no por ello lo hace el control de plagas. El cambio climático ha alterado los ciclos de vida de los animales, provocando que algunos prolonguen el tiempo de convivencia con nosotros.

La desinsectación en otoño siguen existiendo. Por tanto, habrás notado que el control de insectos sigue siendo necesario para evitar que ataquen a sus víctimas, o el control de moscas para que no se posen en la comida.

Las plagas domésticas como las abejas y avispas también revolotean por los alrededores. Ojo, que aún pican, no es necesario que lo compruebes.

Además, en las plantas de otoño, es decir, aquellas que sobreviven al cambio de estación, habitan bichitos, por lo que notaremos mayor afluencia de insectos.

Las noticias nos recuerdan que el picudo rojo vuelve con fuerza, ya que en los meses de septiembre y octubre proliferan incluso más que en los meses de máximo calor. Así, que el palmeral de Elche y otras zonas destacadas por este árbol están sufriendo.

Otra plaga que afecta a los árboles, en este caso a los pinos, es la procesionaria. Durante mediados de septiembre y octubre, los huevos en las acículas de los árboles eclosionan, dando lugar a las orugas cuyos pelillos crean urticarias y alergias a personas y mascotas.

No hay que olvidar los piojos, que con la vuelta al cole, se posan en las cabezas de los niños para vivir largas temporadas. Los meses de septiembre y octubre son los periodos más susceptibles para el contagio.

Y es que uno ya no puede dormir ni a gusto, porque las chinches también están a la que saltan. Nos las podemos encontrar en la cama, también podemos ser consientes de ella al descubrir las picaduras por la mañana.

Los roedores también se presentan especialmente activos durante la estación de octubre. Así que hay que ser precavidos: extremar la limpieza y en el caso de considerarlo necesario realizar tratamientos preventivos que mantendrán alejada a la plaga.

El mejor método para que no seamos molestados por las principales plagas de otoño es prevenirlas. Al igual que se ha hecho en verano, hay que tomar medidas contra ellas, porque aún están entre nosotros. No lo olvides, no guardes los repelentes, insecticidas habituales o los remedios caseros; aún necesitas tenerlos cerca.